Un castigo de diez reatazos a quien no use el cubrebocas, fue impuesto en el municipio de Coyuca de Catalán, en el estado de Guerrero.

Ante la desesperación y el temor de contraer el COVID-19, los propios pobladores del lugar buscan contenerlo dando diez reatazos al que no traiga el cubrebocas.

En redes sociales circulan videos que muestran a los pobladores imponiendo su violenta medida, en una zona en donde resulta cotidiano traer al hombro un arma larga.

Cabe señalar que el gobierno del estado condenó la medida de los reatazos, pero los pobladores armados continúan deteniendo a quien ven sin cubrebocas y propinándole los diez golpes.

https://twitter.com/tiempogro/status/1359722269912760325?s=21

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *