En redes sociales se ha viralizado el caso de la Parroquia de Sant’Ana Gravatá, en Brasil, donde se pueden ver perros descansar cerca del altar durante las ceremonias, ya que el padre João Paulo Araujo Gomes es un amante y un ferviente defensor de los animales, por lo que aprovecha sus misas para intentar convencer a los feligreses de que adopten a alguno de los perros que viven con él en la iglesia.

A través de su cuenta de Instagram el sacerdote comparte fotos y vídeos de los perros que acoge y que en muchos casos encuentra abandonados o heridos en las calles.

Mientras están con él, se encarga de darles todos los cuidados necesarios para que estos puedan tener una vida mejor, los lleva al veterinario, les da de comer y el domingo los lleva a misa, algo que, al parecer, a sus feligreses les gusta mucho.

En varias entrevistas a medios locales, el sacerdote ha explicado que tiene un comedor para estos animales “que funciona los 7 días a la semana”. Esa es una de sus principales labores con los perros, mientras que la otra es dar “atención a los que llegan heridos”.

Asimismo, João Paulo narró que todo empezó cuando unos feligreses acudieron a su parroquia para vender galletas benéficas cuyos beneficios serían destinados a obras de caridad.

“Yo les propuse recoger a los perritos, adoptarlos y permitirles que estuvieran en la iglesia”, y así empezó a cuidar de los animales y a buscar nuevas familias para ellos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *