Un niño, de 9 años, se salvó durante la noche del 31 de diciembre del impacto de una bala por un crucifijo que tenía colgando en su pecho, en la provincia argentina de Tucumán.

Los hechos ocurrieron al rededor de la 22 en el municipio Las Talitas, en San Miguel de Tucumán, cuando el pequeño se encontraba celebrando la víspera de Año Nuevo con sus familiares. La historia se volvió viral en internet y es considerada un milagro.

Los padres del niño, quien se llama Tiziano, lo llevaron de emergencia al Hospital del Niño Jesús, donde los médicos le realizaron exámenes y confirmaron que la bala solo le provocó un roce.

José Romero Silva, de Telefé, compartió en Twitter el «Milagro de Año Nuevo» y compartió las fotografías del crucifijo que evito que Tiziano sufriera una lesión mayor.

«A los minutos de llegar y luego de unas curaciones fue dado de alta y volvió a su casa», detalló el periodista.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *