A pocas semanas de iniciar actividades los ejecutivos locales, se puede observar a diferentes actores políticos y gabinetes en general, que comienzan con la creación de estrategias para el mejoramiento de sus municipalidades, realizando planes de trabajo, modelos para proyectos de alto impacto y sobre todo, dan seguimiento a las agendas laborales, para llevar acabo el cumplimiento de las propuestas de campaña, que será un ejercicio vital y así poder cambiar la percepción social y que está vuelva a creer en la política.

En el caso de Ixmiquilpan, un territorio bronco pero de gente trabajadora, más en el sector comerciante y agrícola, Vicente Charrez Pedraza tiene una responsabilidad importante al ser el tercero en la lista del mismo apellido qué pasa por una silla presidencial y que genera gran expectativa por tener una personalidad aguerrida que finalmente puede ser su talón de Aquiles para generar una buena gobernabilidad.

Sin embargo esto queda en duda, pues en la pasada elección actuó con civilidad y madurez política, los arranques y desacatos los olvidó y se dedicó a realizar una campaña de acercamiento directo con la gente y cada reacción era controlada y canalizada hacia el beneficio de la misma, ahí tenemos la fórmula del gane.

Una de las circunstancias que pueden perjudicar la buena imagen institucional del hoy presidente propietario Vicente Charrez, porque hay que decir que en la parte de comunicación social es el primer hermano de los tres, que genera una buena mercadotecnia política este sistema compuesto por métodos, técnicas y prácticas que pretenden estrechar la relación entre un electorado y un candidato, un gobierno, un partido o un grupo político.

Pero bueno volvamos a la DEBILIDAD que le puede hacer mal al presidente electo y esto tiene que ver con el acercamiento de su hermano Pascual Charrez Pedraza, a quien se le ha visto muy de cerca en mítines y actos posteriores al proceso electoral, como si su imagen le fuera de gran ayuda a su hermano, la respuesta es no, Vicente tiene que separar la relación familiar con la laboral, alejarse lo más pronto posible de quien salió muy dañado de la Presidencia Municipal y a quien hoy el Gobierno Federal y Estatal lo considera uno de los objetivos para detener al estar relacionado con presuntos grupos delictivos. Lo anterior no lo digo yo, lo pide la gente.

Actos radicales, comportamientos inadecuados y movilizaciones violentas, han dejado graves secuelas en el bello Ixmiquilpan. Hoy por hoy, se puede ver un mismo apellido pero también se puede mirar un rostro diferente que seguro tendrá acciones distintas a las ya tradicionales y arrebatadas.

La DEBILIDAD lleva consigo interés y adicción al poder, Pascual quien suena como aspirante en las próximas elecciones de diputados locales y federales de 2021, tendría que alejarse de su hermano si lo quiere ver triunfar.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *