Este sábado, cuatro días antes de la llegada al poder de Joe Biden, Estados Unidos ejecutó en Indiana a Dustin Higgs, el último preso del corredor de la muerte federal que recibió la inyección letal bajo el mandato del presidente Donald Trump.  

Higgs fue el decimotercer preso ejecutado a nivel federal en un plazo de seis meses, desde que el gobierno de Trump reanudara en julio de 2020 las ejecuciones de los reos que estaban en el corredor de la muerte federal. 

Dustin Higgs fue condenado por ordenar el asesinato de tres mujeres en el área de Washington D.C., en 1996 y hasta el momento de su muerte negó haber cometido los homicidios. 

Según los abogados de Higgs, el hombre que disparó en ese suceso, Willis Haynes, eludió la pena de muerte y fue condenado en cambio a cadena perpetua. 

Cabe destacar que Joe Biden prometió abolir la pena de muerte y dar incentivos a los estados para que dejen de buscar este tipo de sentencias. 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *