No resultó el colaborador que esperaba el gobierno.

Al menos no en sus declaraciones iniciales ante el ministerio público.

Este día se declaró inocente de los cargos que se le acusan y dijo que fue “presionado e intimidad” en la audiencia inicial.

El ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) compareció hoy en videoconferencia desde el Hospital Angeles del Pedregal.

Ahí se le atiende de supuestos males de anemia y gastrointestinales que le fueron detectados tras salir sano de España.

Desde hace once días está en el hospital recibiendo atención y, generosa, la justicia le concedió la oportunidad de presentar declaración en videconferencia.

Pero desde ahí negó tráfico de influencias, ser cumplable o responsable de recibir recursos de la metalúrgica Altos Hornos de México.

Como fue presionado en su posición inicial, denunciará a los autores por presuntas presiones e intimidaciones.

Esto hace dudar que será el colaborador que esperaba el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien todavía hoy pidió a la población mantenerse atenta para destapar la corrupción del pasado.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *