“Era un gobierno de ricos para ricos con un pueblo pobre”, reprochó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante la presentación del avión presidencial desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Luego de la reunión del Gabinete de Seguridad de este último lunes de julio, se llevó a cabo en el hangar presidencial la conferencia matutina del Gobierno Federal.

“Ese fue el distintivo de los gobiernos neoliberales, todo esto, lo tenemos que estar subrayando porque hay quienes quieren regresar a esa forma de gobierno, añoran, aspiran que continúe la corrupción, los privilegios, esa es una característica de la oposición conservadora, y hemos hecho el compromiso de transformar a México”, señaló.

Al calificar como un insulto, la compra de la lujosa aeronave en el sexenio del presidente Felipe Calderón Hinojosa, detalló los costos que representa para el dinero de los mexicanos.

“Se va a desterrar la corrupción del país y ya se está avanzando en ese propósito, y se acaban los lujos en este gobierno”, afirmó.

“Este avión es un ejemplo de los excesos que se cometieron, se iban a terminar de pagar por este avión cerca de 7 mil millones de pesos porque fue un financiamiento, nada más el costo de mantenimiento de viajes al año, significa pues alrededor de 150 millones de pesos, este hangar costó casi mil millones de pesos para guardar el avión”, puntualizó.

López Obrador aseguró que “con el otro negocio que tenían”, con el proyecto de la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco se iba a cerrar el AICM, y se tenía que desmontar el millonario hangar.

“Vamos a continuar con el plan de austeridad republicana, no podemos permitir los privilegios en el gobierno”, insistió.

“Fíjense en el nivel de irracionalidad al que se había llegado, el nivel de enajenación, con el lujo, con los privilegios que se atrevieron a ponerle a este avión José María Morelos y Pavón”, lamentó.

“Que se modere la indigencia y la opulencia, que se eleve el salario del peón, que se eduque al hijo del campesino al igual que al hijo del más rico hacendado, que haya tribunales que defienden al débil de los abusos que cometa el fuerte”, citó a Los Sentimientos de la Nación de Morelos.

Señaló que se le pudo haber puesto el nombre de Agustín de Iturbide, Porfirio Díaz o hasta de Carlos Salinas de Gortari para que tuviera verdadero apego con la realidad. Convocó a un México solidario, amoroso, sin rencores, con felicidad, encaminados a transformar al país, “porque esto produce desigualdad, y ese es de los peores virus que hay, la corrupción es la peste más funesta que afecta a los pueblos”.

Con información de Medios Nacionales

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *