El Banco de México (Banxico) dio a conocer las monedas que están en proceso de salir de circulación en el país. Se trata de algunos metales de las familias B y C, los cuales se introdujeron en 1993 y 1996, respectivamente.

En el caso de las primeras, tienen características distintas a las monedas del grupo A y están expresadas en “nuevos pesos”. Un nuevo peso equivale a mil pesos de la unidad anterior.

Por otra parte, las monedas metálicas de la familia C comenzaron a circular en el segundo lustro de la década de los noventa para concluir el cambio de unidad, están expresadas en los ‘Pesos’ actualmente en vigor y tienen características similares a las monedas de la familia B.

Cuando una moneda se encuentra en proceso de retiro, las instituciones de crédito se encargan de separarlas para no volverlas a entregar al público. No obstante, aún conservan su poder liberatorio (valen la denominación que indican) y se pueden seguir utilizando para realizar transacciones.

Las denominaciones en proceso de retiro son:

– Monedas de 10 centavos de 1993 y de 1996

– Moneda de 20 “nuevos pesos” de 1993

– Moneda de 20 pesos: Cambio de Milenio (Señor del Fuego) del año 2000.

– Moneda de 50 “nuevos pesos” de 1993

– Moneda de 100 pesos: 180 Aniversario de la Unión de los Estados de la República Mexicana en un Federación de los años 2003 y 2005.

– Moneda de 100 pesos: 400 Aniversario de la primera edición de la obra literaria “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes Saavedra de 2005.

– Moneda de 100 pesos: 80 Aniversario de la Fundación del Banco de México de 2005.

– Moneda de 100 pesos: 470 Aniversario de la Casa de Moneda de México de 2005

– Moneda de 100 pesos: 100 Aniversario de la Reforma Monetaria de 1905 de 2005

– Moneda de 100 pesos: Bicentenario del Natalicio del Benemérito de las Américas, Don Benito Juárez García de 2006.

La crisis generada por la enfermedad de COVID-19 ha ocasionado impactos negativos en la economía de distintos países; no obstante, algunos indicadores comienzan a recuperarse y muestran un panorama alentador de cara al 2021.

Instituciones científicas, centros de investigación, universidades y gobiernos enfocaron sus esfuerzos en hallar una vacuna que evite el contagio del virus SARS-CoV-2, logrando así reducir los alarmantes índices de mortalidad causados por el padecimiento.

Sin embargo, el Banco de México advirtió que, aún con la aplicación del antígeno, la recuperación económica del país será lenta.

De acuerdo con la minuta de la reunión de la Junta de Gobierno, todavía hay incertidumbre en cuanto al proceso de adquisición, distribución y eficacia de las vacunas.

No cambia el panorama en el corto plazo, ya que se estima que algunos grupos podrían empezar a vacunarse hasta mediados del próximo año, por lo que la afectación económica continuará durante una buena parte del 2021.


Otro miembro de la Junta señaló que la actividad económica de México podría tardar varios años en regresar al nivel del primer trimestre de 2019, pues las medidas de distanciamiento social para frenar la propagación de la COVID-19 causaron una caída pronunciada en la producción de bienes y servicios.

Luego de concluir la Jornada Nacional de Sana Distancia, el panorama económico del país comenzó un periodo de recuperación en el tercer trimestre, tendencia que se mantuvo a inicios del cuarto. No obstante, la mayor parte de los miembros del organismo autónomo advirtió que la este “permanece por debajo de los niveles previos a la pandemia y que el ritmo de recuperación se ha moderado”.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *