Tras las inundaciones en 2007 en Tabasco, que dejaron a Villahermosa bajo el agua, el entonces opositor Andrés Manuel López Obrador responsabilizó a la Comisión Federal de Electricidad de operar de manera deficiente las presas.
En ese entonces, tildó de corruptos al Presidente Felipe Calderón y al director de la CFE, Alfredo Elías Ayub.

«Todo esto que está pasando es producto de la privatización de la industria eléctrica, además por el mal manejo de las presas; no ha habido obras de infraestructura, no han desazolvado los ríos, no se han construido los bordos de protección y se han robado el dinero», señaló el tabasqueño.

Para decirlo con mucha claridad: Tabasco se está inundando porque se le ha dado preferencia a las plantas generadoras de energía privadas, aunque hay otros factores, pero son secundarios: la causa principal es la privatización de la industria eléctrica y el querer proteger a las empresas extranjeras», dijo en ese año.

No se ‘turbinan’ adecuadamente las presas y en esta temporada se abren las compuertas para desfogar el agua, provocando inundaciones como sucedió hace cuatro años».

El tabasqueño se apoyó de un estudio del Colegio de Ingenieros que estableció que la Presa Peñitas sólo contribuyó con 3 por ciento de la inundación de Villahermosa en 2007.

En declaraciones ofrecidas ayer en Nayarit, el Presidente informó que la Presa Peñitas volverá a ser desfogada.

«También está lloviendo en la parte alta de la Presa Peñitas y está muy lleno el vaso y se tiene que ir soltando agua porque se tiene que evitar una tragedia mayor».

Apenas el jueves, López Obrador exculpó a la CFE de las inundaciones en Tabasco y dijo que éstas se dieron debido a la corrupción que hubo en los planes de construcción de las unidades habitacionales.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *