Científicos estadounidenses determinaron que el COVID-19 puede ser detectado de manera temprana en alcantarillados y ser destruido de manera efectiva.

Tras un análisis en 41 estados, detectaron en las aguas residuales al virus del COVID-19, por lo cual estiman que serían una herramienta útil en la detección temprana del coronavirus, antes de que la gente se presente en el hospital.

Advirtieron que en los primeros siete días de infección las personas no presentan síntomas pero al utilizar el baño es posible detectar al COVID-19 y prevenir posibles brotes en las poblaciones estadounidenses.

Por lo anterior, para los funcionarios de salud pública que intentan controlar la propagación del coronavirus, es clave saber cuántas personas en una ciudad o vecindario están infectados. Pero los desafíos a las pruebas de población generalizadas están llevando a muchas ciudades a buscar datos servidas pueden ser esenciales para detectar el próximo brote.

Fuente y foto: VOA/doh

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *