Don Rafael pertenece a un grupo de «cerillitos» que desde hace diez meses perdieron su empleo en las tiendas de autoservicio, debido a la pandemia por Covid-19.

Él aseguró que por su edad y al encontrarse dentro de la población de alto riesgo, las cadenas comerciales decidieron retirarlos de las tiendas para no arriesgar su salud, pero le es complicado hallar trabajo.

Se quedó sin sustento para su familia

Don Rafael platicó que al dejar de ser «cerillito» se quedó sin ganancias, que en la mayoría de los casos significaban el sustento de las familias.

Por ello, tomó la decisión junto con otros empacadores de unirse para salir a las calles y pedir —más que una moneda para sobrevivir— una nueva oportunidad de sentirse útil en la sociedad, es decir, busca un trabajo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *