Soldados piden pollos rostizados y no pagan; repartidores los rodean

Según lo que informó el repartidor de Uber, fue que llegó al sitio para hacer la
entrega del pedido, el cual fue recibido sin demora, pero al no tener cambio
ninguno de los dos, el soldado entró en búsqueda de dinero, pero ya no salió.

Alrededor de una docena de repartidores fueron al sitio para apoyar a su
compañero, quien había reportado a la aplicación que no habían pagado el
servicio, y pese a la presencia de los repartidores.

El hecho se hizo viral en redes sociales, donde las fotos de los repartidores
haciendo una fila con sus motos y bicicletas, con las mochilas de Uber Eats y otros
servicios de comida a domicilio están esperando por el pago de los soldados.


Según la información del repartidor afectado, sus colegas y él estuvieron tocando
las puertas durante horas, pero no obtuvieron respuestas por parte del soldado o
los soldados que solicitaron el servicio.

Hasta el momento no se sabe del desenlace que tuvo el repartidor con sus amigos,
sin embargo, en redes sociales la mayoría de usuarias y usuarios continúan con el
linchamiento hacia los soldados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: