Perfila rechazo a reforma eléctrica; es la primera de tres, advierte “Alito” Moreno

Cobijado entre las curules de Morena, el exdiputado del tricolor, Carlos Miguel Aysa Damas, quien el pasado miércoles 13 de abril hizo público su voto a favor de la reforma eléctrica, se puso de pie en el pleno del recinto legislativo de San Lázaro para escuchar y aplaudir la vehemente defensa que hizo del dictamen el petista Gerardo Fernández Noroña.

El vicecoordinador del Partido del Trabajo, se dirigió a la oposición para decirle que “hagan lo que hagan el día de hoy, voten como voten, los que están cavando su tumba política, son ustedes”, frase que confirmó que la cuatroté (4T) no tiene los votos necesarios para lograr su aprobación en la Cámara de Diputados.

“No nos importa el sentido de su voto”, dijo Fernández Noroña, quien hizo una pausa para jalar aire, “nuestro presidente está con el pueblo y del lado correcto de la historia y ustedes estarán en el basurero de la historia, un lugar del que nunca debieron salir”, aseveró.

Aysa Damas, quien el sábado pasado llegó con traje tricolor a la cena privada de Morena y salió de la reunión con uno en color guinda muy apretado, aplaudió, dos, tres, cuatro veces cuando escuchó los señalamientos de traidores hacia los diputados de oposición.

Sin embargo, la que se perfila para ser desechada e irse al “basurero de la historia” por la falta de 56 votos de la oposición, es el dictamen de la reforma eléctrica, lo que la convertiría en la primera iniciativa que se rechaza en el Congreso de la Unión.

“Será la primera vez que el titular del Ejecutivo manda una reforma constitucional y no va a pasar porque están moralmente derrotados. No pudieron, es la primera, pero si siguen con esa soberbia, no van a pasar ninguna de las tres, las vamos a rechazar”, subrayó el presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas.

El líder del PRI se refirió a la reforma eléctrica y también están pendientes la reforma electoral y otra más sobre la Guardia Nacional, lo que secundó el coordinador del PAN, Jorge Romero, cuando subrayó en su turno que “Va por México está más unido que nunca”.

Cuando el líder del tricolor subió a la tribuna acompañado de legisladores de los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática, Aysa Damas se levantó otra vez de su curul, pero esta vez para desaparecer del recinto legislativo de San Lázaro y regresar hasta que el priísta terminó su intervención.

Conocido ya como el Diputado 203, porque con él, la bancada de Morena suma ese número de legisladores, Aysa Damas recibió el ofrecimiento del coordinador de los guindas, Ignacio Mier Velazco, para resaltar en el pleno las bondades que descubrió en el dictamen de la reforma eléctrica.

Sin embargo, lo rechazó con el argumento de que podía recibir agresiones verbales y hasta físicas por parte de alguno de sus excompañeros de bancada, principalmente del “diputado Alito”, como lo llamó el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna, aunque después se disculpó de manera pública.

Tampoco habló mucho en la cena morenista, donde Aysa Damas dio a conocer que en el PRI nunca lo dejaron hablar mucho, aunque en el encuentro privado soltó el micrófono en menos de un minuto.

Domingo de sesión en la que se presentaron dos Méxicos: uno, en el que la cuatroté dice que va por la transformación del país con la intervención del Estado como una vía para conseguir el bienestar general.

El otro, el que propone la coalición Va por México –conformada por PAN, PRI y PRD— que, de acuerdo con sus coordinadores, es una iniciativa regresiva que no impulsa competitividad y no genera el respeto al derecho al medioambiente.

Dos Méxicos en los que hubo sumas y restas para tratar de aprobar la reforma eléctrica, que este domingo la cuatroté solamente había logrado el voto del expriísta Aysa Damas, aunque Movimiento Ciudadano sumó a su bancada al diputado Andrés Pintos Caballero, quien estaba en el PVEM, con lo que la oposición recupera el voto que perdió con el PRI.

Luego de difundir en días pasados fotos el gobernador Samuel García y el alcalde, Luis Donaldo Colosio, cabezas del grupo emecista en Nuevo León, junto con el diputado federal, Arturo Bonifacio de la Garza Garza, el ahora legislador naranja se suma a ese proyecto político para el 2024, en el que está también el mandatario estatal de Jalisco, Enrique Alfaro.

Morena llegó con banderas tricolores con una estampa parecida a un festejo del 15 de septiembre y en respuesta, los priístas enviaron a asesores y diputados para meter al pleno los lábaros patrios que tienen en sus respectivas oficinas para convertir al pleno en una sucursal del Estadio Azteca cuando nuestra selección juega de local.

Hasta el momento, la cuatroté sumó o restó en sus filas al diputado Aysa Damas, quien no tiene una sola iniciativa aprobada y nunca fue requerido para dar una entrevista sobre alguno de los temas que lleva en comisiones. De hecho, en la bancada del PRI, no tienen registros de algún asistente de prensa.

Con las banderas en todo lo alto, los legisladores también dividieron los gritos de apoyo: del lado de la cuatroté se escuchó el “¡Quieren robar!, ¡quieren robar!, en tanto que la oposición respondió con el “¡Quieren llorar!, ¡quieren llorar! Sonidos que se mezclaron en el pleno más de una vez.

Algunos diputados de Morena, como Alfredo Porras y el presidente de la Comisión de Salud, Emmanuel Reyes, mostraron su respaldo a la reforma eléctrica en modo Martín Esparza, es decir, vestidos con camisola y pantalón beige, casco y botas de casquillo que usan los trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad.

El llamativo atuendo motivó que los legisladores se acercaran a Reyes para pedirle selfies, además de ser objeto de varias entrevistas en las que dio respuestas arrastrando las palabras, por lo que posteriormente el coordinador ordenó que ofreciera una conferencia de prensa para asegurar que no estaba ebrio.

Entre curules, los diputados de Morena confiaron que Reyes no podía estar alcoholizado porque es seguidor del grupo religioso La luz del mundo.

Antes de que iniciara la discusión, diputados de Morena y el Partido del Trabajo salieron a saludar a las bases de la cuatroté para sumar más gritos de apoyo tanto adentro como afuera del recinto legislativo de San Lázaro, en tanto que la diputada del PRI, Paloma Sánchez fue señalada por Morena de “salir a burlarse de los manifestantes” con un video como prueba.

“Yo no me burlé del pueblo, fui a decirle a los acarreados de Morena, que nos han amenazado y amedrentado, que su reforma no va a pasar. Burlarse del pueblo es que caduquen medicinas, que sigan matando a mexicanas y que niños con cáncer mueran por la ineptitud del gobierno de Morena”, respondió más tarde en su cuenta de Twitter la diputada del tricolor.

Otro diputado del PRI que tuvo marcaje personal fue el presidente nacional ”Alito” Moreno, quien a petición de una youtuber respondió unas preguntas en el pleno, mientras atrás de él una persona mostró una pancarta con cuestionamientos a la oposición.

Este momento coincidió cuando el diputado de Morena por el Estado de México pasó atrás de él y le preguntó a gritos, “¿qué se siente perder Campeche?”.

Sin embargo, hubo más restas para Morena, una cuando se dieron cuando pidió el respaldo de sus aliados políticos del PVEM y el PT para exigir a las diputadas del PAN, Margarita Zavala, y del PRD, Edna Díaz, de excusarse de participar en la discusión y votación por posible conflicto de interés, sin embargo, los dejaron solos y la petición sólo quedó en una decisión personal que amas rechazaron.

Tras una última valoración, en el pleno comenzó a circular la versión de que el debate sobre la reforma eléctrica puede concluir antes de que hablen los 80 oradores considerados en la lista, de los cuales hay 72, con la mitad a favor y en contra y otros ocho en apoyo al dictamen, para que los coordinadores de la cuatroté den curso a la Ley Minera que envió el Ejecutivo federal.

Así, con una sola grieta, por el cambio de camiseta del diputado Aysa Damas, la coalición opositora Va por México ratificó su unidad para votar en contra del dictamen de la Reforma eléctrica, o como la llaman, la “Ley Bartlett”, la cual, la cuatroté defendió con insistencia, pero sin argumentos.

“Se acercaron con diputados de la oposición para pedirles que reconsideraran su rechazo, lo hicieron en cuatro, cinco, y hasta seis ocasiones, pero nunca con argumentos para avanzar en temas como la confección de una ley secundaria, así cómo”, comentó a Latinus, el diputado de MC, Salvador Caro Cabrera.

En el pleno, un diputado de Morena por Michoacán reconoció que a Morena y sus aliados les faltó operación política a través de los gobernadores, no para presionarlos, pero sí, para sumar votos con alguna propuesta más específica, porque “dejamos la impresión de que tres coordinadores tiraron un penalti al mismo tiempo, y los tres fallaron”.

Lapidario, el diputado del PT, Alfredo Femat Bañuelos afirmó en tribuna que “para nosotros la patria es primero y para ustedes, la oposición, la patria es dinero”.

“Aquí en el pleno hay dos proyectos diferentes de nación y se los digo porque el próximo 5 de junio de este año y en el 2024 nos vamos a enfrentar al paredón electoral y allí la gente va a decidir”, concluyó el petista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: