«No debo nada», dice joven que se entregó tras riña en estadio corregidora

Uno de los jóvenes detenidos por la riña en el partido Querétaro vs Atlas, en el estadio Corregidora, se dice arrepentido por sus actos y señala que no es culpable de todo lo que se le acusa.

Raúl fue convencido por su madre para entregarse a las autoridades por los hechos ocurridos en los que se le señala por múltiples homicidios calificados y narró con Ciro Gómez Leyva su versión de lo ocurrido.

“Dio el minuto 64 del segundo tiempo cuando se desbordaron, ellos se salieron de sus rejas, en el momento en el que vimos que empezaron a salirse, pues venían pegándole a las familias. Venían caminando, viendo a la gente que traía la (playera) de Gallos. Empezaron a golpear.

Yo traía una camisa de manga corta y pues vieron mi tatuaje de gallos y dijeron ‘ahí está un culero’. Me metí en un lugar donde estaban la mayoría de ellos de Atlas.

Reveló que lo único que pensó fue “ya, a estrellarme con ellos, a lo que lo que me pudiera pasar, o sea, hay un video donde me están pegando, me quedé un rato inconsciente, me volví a parar, ubiqué a la persona que nos pegó a mi sobrino a mi tío y a mí, pues entrando yo al campo, pues lo vi”.

El joven habla sobre las imágenes difundidas, en las que se aprecia que traía un metal, “se lo aventé, pero no le pego, me encontré una bengala que traían de ellos, los de Atlas, porque en el mismo momento que corrieron todos, pues empezaron a tirar cosas en el campo y pues yo vi una bengala de humo y fue la que prendí”.

La madre de Raúl lo convenció de entregarse luego de que su casa fue cateada.

“Vámonos por mi propio pie.(…) Todos me dicen, ‘estás aquí porque sabes que la debes’, no, yo no debo nada, simplemente quiero hacer las cosas bien. Me están culpando de muchas cosas.

En ningún momento salgo pegándole a nadie, la verdad se salió de control esto”, relata el joven. Asegura estar arrepentido por sus acciones y que lo que hizo fue por defender a su familia.

Raúl tiene un plan de vida, seguir con sus estudios. “Sí, estuvo mal. Sí me arrepiento. Yo tengo mi plan de vida. Seguir estudiando. Yo tenía mi carrera de Trabajo Social, algo que yo le había comentado ya a mi mamá tiempo atrás, pero ella sí me dijo que pues no había dinero ya para seguir la carrera. Y pues lo único que me quedaba seguir trabajando”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: