Los abuelitos del asilo Casa Madre Teresa volvieron a tomar las redes sociales. Posando con letreros, dedicaron mensajes de aliento a niños y jóvenes de todo el país en medio de la pandemia de covid-19. Ofelia Paz, una de las más longevas y parlanchina del lugar nos recibe, a sus 92 años de edad, con una sonrisa que sigue siendo cautivadora y sus anécdotas, las más entretenidas.

Para ella, el mensaje para los jóvenes es claro, “la drogadicción es mala, no caigan en ellas”. “Yo escribí eso porque no deben caer a las drogas, pues eso hace mucho daño, al contrario, deberían de estar pendientes de estudiar y ser alguien en la vida.

Debería de ser como yo, por mucho tiempo estuve sola y nunca tuve la necesidad de agarrar un vicio, nunca fumé y tomé”, señaló muy seria.

“Mi mamá me decía, si un hombre te ofrece algo, nunca lo recibas, nunca sabes qué puede traer esa bebida o comida. ¡Cuídate! Sin embargo, a mi madre le dio una embolia, misma que hizo que no pudiera ser independiente, por lo que tuve que cuidarla; y mi novio me decía, ‘vamos a salir a bailar, vamos a tomar’, pero siempre le negaba la salida, y le decía, ‘primero tuve madre y tengo que estar con ella, y después tuve novio, así que no, no saldré contigo, respeta mi decisión’”, detalló Paz.

Ella ahora está acompañada por más de 20 abuelitos en esa casa y la mayoría vivieron en situación de calle, abandono familiar o fueron llevados por vecinos que vieron que sus capacidades ya no son óptimas para su cuidado propio.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *