Los medicamentos genéricos «Son más Baratos», pero ¿Realmente Funcionan?

Pareciera que en nuestro país no está permitido enfermarse, al menos en el sentido de que comprar medicamentos puede desestabilizar nuestras finanzas personales. Sucede porque las marcas más comerciales de medicina suelen ser costosas, y además, durante una convalecencia es más probable estar incapacitado para trabajar, lo que se traduce a falta de dinero.  

Afortunadamente existe una alternativa para el ahorro, desde 1998 es posible comprar medicamentos genéricos. Se trata de medicina diseñada imitando las características que ofrecen los grandes laboratorios, pero con una diferencia importante; el precio. Los genéricos son, como se dice popularmente: “lo mismo pero más barato”. 

¿PORQUÉ EXISTEN MEDICAMENTOS ORIGINALES Y GENÉRICOS?

Pues bien, un medicamento elaborado por una marca de laboratorio será más caro, principalmente por el gasto realizado en investigación, lanzamiento y mercadotecnia del producto. Incluso, por ese mismo motivo los laboratorios tienen derecho de patente durante 20 años, es decir, que nadie más puede usar su fórmula comercialmente durante ese tiempo. 

Para cuando expira la patente se empiezan a producir los genéricos. Estos surgen a través de grandes empresas farmacéuticas, cuya manufactura a gran escala les permite reducir costos de producción, y en consecuencia, también disminuir su precio de venta.

¿SON CONFIABLES LOS MEDICAMENTOS GENÉRICOS?

Respecto a esta pregunta, el director general de la Asociación Mexicana de Distribuidores y Laboratorios de Medicamentos Genéricos (Dilameg), Arturo Manríquez, dijo que la medicina genérica proporciona los mismos beneficios clínicos que las marcas comerciales de referencia. De hecho, podríamos agregar que estas últimas se volvieron de referencia precisamente porque gozaron de 20 años sin competencia.  

Manríquez también señaló que para que un medicamento genérico sea comercializado debe cumplir con la normativa y examinación de instituciones avaladas por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), y la Secretaría de Salud, lo que asegura estándares de seguridad confiables. 

Los exámenes de las instituciones que mencionábamos antes, se conocen como estudios de bioequivalencia, y están pensados para demostrar que los genéricos sean iguales que el medicamento original en cuanto a seguridad, calidad, rendimiento.

Finalmente, ahora que estás informado, siéntete libre y seguro de preguntar por la versión genérica de cualquier medicamento que te recete el médico, aunque mantente atento de las dosificaciones, podrían variar entre el medicamento original y el genérico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: