Eligen a México para realizar estudio de investigación de vacuna de origen vegetal contra COVID-19

México fue seleccionado junto con Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Brasil y Argentina para la realización del estudio de fase 3 de una vacuna de origen vegetal y de segunda generación llamada CoVLP, la cual es promovida por los laboratorios Medicago y GSK.

Este protocolo corre desde hace unas semanas en los demás países, pero debido al gran interés para obtener una vacuna que no sea de ARN o de virus inoculado, México iniciará estudios en las últimas dos semanas de julio.

Dicho ensayo clínico correrá en el estado de Puebla, por lo que los laboratorios responsables están invitando a la población a participar.

Serán de 300 a 400 voluntarios entre 18 y 64 años de edad que no hayan recibido alguna dosis de vacuna y que no cuenten con afecciones graves.

El director médico e investigador principal del estudio, Miguel Martínez Pérez, detalla que México fue elegido por su riqueza genotípica, característica del mestizaje, con particularidades, pero que también se replican en América Latina, por ello el país se vuelve fundamental para poder entender qué es lo que ocurre cuando se aplica esta vacuna.

Aseguró que en cualquier estudio de investigación científica la máxima es la seguridad y la protección a la vida de los pacientes, “por ello los participantes del estudio contarán con todo un equipo de especialistas que protegerán su integridad”.

También recordó que para llegar a esta fase ya se hizo investigación exhaustiva previa que demuestra que la vacuna es segura y eficaz para proteger a la población.

En cuanto a los pormenores de la llamada “vacuna vegana”, Miguel Martínez dijo a El Economista que se tienen ciertos beneficios.

En ese sentido, dijo que se trata de una partícula no infecciosa, por lo que en ningún momento se introduce al cuerpo algún elemento perteneciente al COVID-19.

“La teoría es que como proviene de una planta, lo que hace es detectar a la proteína llamada spike que rodea al virus. La vacuna lo que hace es producir esta proteína con 99.6% de similitud a la que tiene el virus y al administrar la proteína al cuerpo, este lo detecta y genera una respuesta inmune, tanto por células (glóbulos blancos que atacan de inmediato) como por proteínas (que protegen a largo plazo)”, detalló.

Agregó que ahora, al estar en contacto con una cepa de COVID y sus variantes, es importante mencionar que hasta ahora todas las vacunas cuentan con la proteína spike, justo la que el cuerpo ya aprendió a detectar, por lo que el cuerpo sabría defenderse ante las variantes también. “El protocolo de esta vacuna ofrece una nueva alternativa con resultados realmente alentadores”, abundó.

Cabe señalar que este protocolo cuenta con la aprobación de la Cofepris, de la FDA (en Estados Unidos) y de la Comisión Europea, garantizando en todo momento que los participantes de las pruebas serán protegidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: