¿Dónde estaban los pseudoambientalistas cuando devastaron el sureste de México?

Con un comunicado titulado «¿Dónde estaban los pseudoambientalistas cuando hace años empezó la verdadera devastación en el sureste de México?», la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) respondió a la campaña contra en Tren Maya donde aparecen varios famosos.

En la masiva enumeró las que consideró como «algunas situaciones graves de los últimos 30 años que sí han dañado la riqueza natural de esa región y que no fueron dignas de levantar la voz de quienes hoy se ostentan como defensores del medio ambiente».

Entre ellas destacaron el el crecimiento indiscriminado de granjas porcícolas, señalando que en Yucatán la Asociación de Porcicultores local ha mencionado tener al menos 500 granjas en 50 municipios de la entidad, cuyas afectaciones a la salud humana y ambiental por deforestación, desequilibrio ecológico y contaminación de cenotes es innegable, y se acrecienta por las características cársticas de sus suelos.

También señaló que se potenció y fomentó el uso de agroquímicos como el glifosato; se omitió atender el creciente problema de la deforestación y tala ilegal; que se dieron permisos para la explotación minera sin considerar los daños al ambiente o que se permitió la siembra de cultivos exóticos como la palma de aceite.

En la última acción enfatizó megaproyectos y obras de infraestructura que dañaron severamente al medio ambiente como el crecimiento desordenado y exponencial de la infraestructura turística e inmobiliaria en el estado de Quintana Roo.

«Particularmente en Cancún, Tulum y Bacalar, donde las consecuencias han ido desde la contaminación y privatización de las playas del Caribe Mexicano y el deficiente manejo de residuos sólidos y aguas, hasta la explotación de la riqueza natural, incluso dentro de Áreas Naturales Protegidas», dijo.

Finalmente enumeró estrategias que el gobierno federal ha llevado a cabo para «la remediación de este desastre socioambiental», como el Programa Sembrando Vida, la estrategia contra la Tala Ilegal, el acuerdo histórico con la comunidad menonita, el reconocimiento a las comunidades que cuidan y conservan el medio ambiente, que no ha otorgado ninguna concesión de minería a cielo abierto, así como que han interpuesto controversias constitucionales para proteger el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: