Coronavirus podría extinguirse antes de que exista vacuna en gran parte de América: Analista

Analistas de Inteligencia de Mercados de las Américas (AMI, por sus siglas en inglés) han revisado las estadísticas sobre el COVID-19 y cómo esta emergencia sanitaria impactará a las poblaciones latinoamericanas y sus economías.

Destaca que a siete meses de que fue detectado por primera vez el virus en Wuhan, el mundo ha tomado una curva de aprendizaje muy empinada ya hora la población tiene un entendimiento mucho mejor de las cosas que impulsan el avance del virus, así como las que lo detendrán.

John Price, director administrativo de AMI, señala que una de las lecciones importantes es la noción de inmunidad de rebaño.

Respecto a ello, indica que al inicio de la crisis de salud fueron sonadas dos vías mediante las cuales era posible alcanzar el umbral de inmunidad de rebaño (UIR), que era la vacunación generalizada o la infección de aproximadamente el 60 por ciento de la población con base en el nivel de contagio valuado con un R0 de 2.5, que significa que por cada persona infectada, 2.5 más tendrán contagio.

Cabe señalar que ‘R0’ es el número de reproducción, una métrica usada para describir la intensidad de un brote de alguna infección contagiosa. La definición formal de ‘R0’ es el número promedio de casos que una persona infectada causará durante su periodo de contagio.

Price indica que la influenza estacional tiene UIR cercano al 45 por ciento, comparada con el 60 por ciento para el COVID-19.

El director administrativo de AMI apunta que, en cualquier caso, una vez que la población llegue al UIR, el virus se extingue porque no puede encontrar nuevos anfitriones o cuerpos en lo que mantenerse.

Sin embargo, añade, el UIR de 60 por ciento para el coronavirus está basado en una teoría matemática que supone una sociedad homogénea, conectada y distribuida de manera proporcional, aunque las sociedades reales no son así.

Refiere entonces que hay científicos de Oxford, el Tecnológico de Virginia, y la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool que publicaron un reporte que demuestra cómo las variaciones naturales de la población ayudan a disminuir el umbral de forma dramática.

John Price señala que otra explicación para que el UIR práctico sea menor que el teórico es la alta probabilidad de que gran parte de la población ha estado expuesta a otras cepas del coronavirus en el pasado.

Indica que otro estudio multiautorial muestra que hasta el 81 por ciento de la población puede presentar una respuesta grave al COVID-19 si nunca antes fue expuesto a él con anterioridad.

Apunta que en la mayoría de los países, un mínimo del 70 por ciento de la población vive en áreas urbanas en las que los virus se distribuyen fácilmente, pero estos centros urbanos están separados por áreas rurales que permiten que un virus quede extinto localmente si el movimiento es limitado.

Añade que, como resultado de estos factores, los virus tienden a consumirse con niveles de infección menores que los que sugieren los modelos teóricos. 

El analista destaca que los años en los que la vacuna contra la influenza estacional no sirve, la cepa más reciente queda extinta después de que el 10 o 15 por ciento de la población estuvo infectada, un umbral mucho menor que el teórico, que es de 45.

Incluso, refiere, que la Gripe Española de 1918, que tenía un R0 de 2, quedó extinta tras un de 20 por ciento de infecciones, y no el 55 por ciento teórico.

Fuente:Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: