«A mi esposo lo dejaron morir por negligencia»

Con el dolor de la pérdida, Catalina García Pozos llega a los servicios funerarios Misión Funeral Tepeyac, de Tula, para hacer los trámites de entrega del cuerpo de su esposo, José Manuel Hernández Gante, de 30 años, quien fue una de las 15 personas fallecidas en el Hospital General de Zona Número 5, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Sin parar de llorar, Catalina exige justicia, pues relata que ella todavía pudo llegar en la madrugada, en medio de la inundación, hasta las instalaciones hospitalarias para intentar ayudar a su esposo —quien padecía Covid—, pero la falta de energía eléctrica dificultó el rescate.

“Yo estaba en mi casa y a mi esposo le ayudó una enfermera para que me hablara. Yo vine, le traje un concentrador [de oxígeno] y me metí con una lancha cuando estaba todo inundado; me metí por la azotea y se lo llevé, pero no había energía para conectarse y no pude hacer nada más por él”, lamenta.

Catalina relata que su esposo, quien trabajaba en una pollería, tenía 10 u 11 días hospitalizado. “Él estaba estable, o sea, estaba grave, pero estable. Estaba echándole muchas ganas, era de los pacientes que tenían mejor ánimo, ganas de vivir”.

Mientras Catalina es entrevistada, se acerca Gabriela Paredes, titular de la Unidad de Atención a la Derechohabiencia del IMSS, quien asegura que ya se investiga el caso, pero aclara que no hubo ninguna negligencia, pues lo que ocurrió fue un desastre natural. “Yo creo que no se puede calificar como negligencia un desastre natural”, dice.

Paredes indica que a la viuda se le otorgará el apoyo económico a través del Programa Deudos Covid, así como los gastos que se cubren en estos casos. Pasadas las 16:15 horas, el cuerpo de José Manuel llegó a su domicilio en la comunidad Quelites, en Tepeji del Río, donde ya lo esperaban sus hijos, familiares y amigos.

“¡Papá, papá!”, gritaron sus tres hijos, quienes corrieron llorando a abrazar el ataúd, sellado por protocolo; ninguno quería despegarse de él. Otros familiares pusieron flores sobre la caja del joven, quien era muy querido en su comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: